miércoles, 13 de septiembre de 2017

Ojos que no ven, corazón que no siente

Jack llevaba tiempo enamorado de Alice, pero ella no le hacía ni caso, siempre había pensado que no era más que un chico que se lo tenía creído, al que no le importaba nada, cosa que no le atraía lo más mínimo. Pero esa actitud cambió cuando la conoció, la energía de vivir de ella, la pasión que le ponía a todo lo que hacía y sus ganas de conseguir un mundo mejor hicieron que toda la vida de Jack diese un vuelco y por fin encontró algo que le importaba más que el mismo, Alice.
Decidió jugárselo todo a una carta, hacer algo tan grande que cambiaría su forma de pensar, así que durante la clase de arte de la muchacha, que se impartía en el patio, al lado de las gradas del campo de fútbol, y con la ayuda de sus amigos del club de audiovisuales y la banda del instituto, empezó a sonar una música. Al cabo de un momento apareció Jack cantando una canción de amor que le dedicó a la muchacha, acompañada de un gracioso baile. Alice no pudo hacer nada más que sonreír y aplaudir cuando el espectáculo terminó, el plan de Jack había tenido éxito. Este se dispuso a bajar al patio para abrazar a la chica de sus sueños, pero, calculó mal las distancias, se tropezó con un banco de la grada y fue cayendo hasta llegar al suelo, donde se rompió el cuello y quedó inerte. El cuerpo del muchacho daba pena verlo, moratones, sangre, se le había salido el hueso del brazo, un desastre vaya, así que los miembros de la banda, presentes en todo momento, empezaron a vomitar, gritar y llorar. Alice totalmente descompuesta, fue corriendo al lado del cadáver del chico del que se acababa de enamorar, con tan mala suerte, que pisó el vómito de uno de sus compañeros, resbaló y cayó encima del cuerpo de Jack, clavándose el hueso que se le había salido al muchacho, justo en el corazón.
Así que ya sabéis, como dice el refrán :”Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quien no corre huele

Hacía tanto frío que el río de la ciudad se había congelado por completo, así que Mario y sus amigos decidieron ir a patinar sobre hielo. El...