miércoles, 30 de agosto de 2017

Invasión, entrada 2, Murcia soterrada

Ya estamos llegando a la civilización, espero que el entrenamiento nos haya servido para algo y nos mimeticemos bien con los humanos del lugar. Solo hemos venido dos individuos a explorar el terreno, los demás se han quedado en la nave desde donde pueden ver todos nuestros movimientos y nos ayudarán en caso de que tengamos algún problema.
Localizamos al primer homínido, un varón alto, de unos 34 años, nos acercamos a saludarle y le preguntamos donde se puede ir a tomar una cerveza, que según nuestros datos, es la bebida más popular de este planeta. El hombre nos contesta, pero hay un problema, no lo entendemos, este no castellano, el idioma que hemos aprendido para la misión. El humano ve, que no lo hemos comprendido y vuelve a respondernos, pero sigue sin existir una comprensión, así que preguntamos a la nave, pero ellos tampoco saben que hacer, sus datos no explican nada de esta extraña lengua. Es frustrante, entre todo el equipo conocemos unas doscientas lenguas, todas ellas muy diferentes entre si y provenientes de todas partes del universo, pero nada parecido a esto. Le damos las gracias al terrícola y nos vamos a ver si todos los habitantes de esta zona hablan igual. Caminamos cinco minutos sin ver a nadie hasta que nos volvemos a encontrar con otro humano. Le preguntamos donde está la gente y nos dice que están todos en los huertos, a este se le entiende mejor, dice que no es de aquí, sino de Albeceta o una cosa así. Según nuestros informes la gente de este planeta guarda su sabiduría en unos objetos llamados libros, así que le preguntamos al amable homínido donde podremos encontrar uno, pero al parecer aquí no se usan esas cosas, por lo que nos cuenta han descubierto la electricidad de milagro.
Basándonos en estos datos los humanos que aquí viven no son dignos de continuar existiendo, pues no guardan ninguna sabiduría y no se les entiende nada cuando intentan comunicarse, además los edificios son horribles, parece que están construidos con deposiciones de shfhyuo. Estamos hablando de una población poco evolucionada e insignificante, así que procederemos a su soterramiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quien no corre huele

Hacía tanto frío que el río de la ciudad se había congelado por completo, así que Mario y sus amigos decidieron ir a patinar sobre hielo. El...